Problemas de Conducta


Inés decidió compartir con Mía su vida, pero de a poco esta Jack Russell se fue apoderando de los espacios de la casa; la cama; los sillones; la hora de comer... Las visitas cada vez venían menos, ya que esta pequeñita se empeñaba en recibirlas con brincos y mordidas; es más su dueña no podía ir a realizar las compras porque esta chiquita se lo impedía de mil formas. Lo que en principio sería alegría y amor se transformó en el peor de los infiernos... Can un plan adecuado y mucha perseverancia hemos logramos resolver estos problemas de conducta y hoy Inés disfruta con plenitud de la compañía de su Jack Russell. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog